5.1.11 Metronidazol y tinidazol

El metronidazol es un antimicrobiano con gran actividad frente a las bacterias anaerobias y protozoos; las indicaciones comprenden la vaginitis por tricomonas (sección 5.4.3), la vaginosis bacteriana (en particular, infecciones por Gardnerella vaginalis), infecciones por Entamoeba histolytica y Giardia lamblia (sección 5.4.2). También se utilizan frente a la septicemia quirúrgica y ginecológica, aprovechando su actividad contra los anaerobios del colon, en especial Bacteroides fragilis. El metronidazol es también efectivo en la colitis asociada a los antibióticos (colitis pseudomembranosa, v. también sección 1.5). El metronidazol por vía rectal constituye una alternativa eficaz a la vía intravenosa cuando no se puede utilizar la vía oral. El metronidazol por vía intravenosa sirve para tratar los casos conocidos de tétanos; también se utilizan el diazepam (sección 10.2.2) y la inmunoglobulina antitetánica (sección 14.5).

El metronidazol por vía tópica (sección 13.10.1.2) reduce el olor producido por las bacterias anaerobias de los tumores malolientes fúngicos; asimismo, se emplea para tratar la rosácea (sección 13.6).

El tinidazol ejerce un efecto parecido al metronidazol, pero sus efectos duran más tiempo.

INFECCIONES ORALES. El metronidazol es una alternativa a la penicilina para el tratamiento de muchas infecciones orales, si el paciente es alérgico a la penicilina o la infección se debe a anaerobios productores de β-lactamasa (tabla 1, sección 5.1). Es el fármaco de primera elección para tratar la gingivitis ulcerativa necrosante aguda (infección de Vicent) y la pericoronitis; otras alternativas idóneas son la amoxicilina (sección 5.1.1.3) y la eritromicina (sección 5.1.5). Para estos efectos, basta con una dosis de 200 mg de metronidazol, 3 veces al día, durante 3 días, pero para la pericoronitis se requiere un tratamiento más prolongado. El tinidazol está autorizado para tratar la gingivitis ulcerativa aguda.

Subsecciones

« Anterior | Siguiente»