7.1.1 Prostaglandinas y oxitócicos

Las prostaglandinas y los oxitócicos se utilizan para inducir el aborto o inducir o incrementar el parto y minimizar la hemorragia de la placenta. A este grupo pertenecen la oxitocina, la carbetocina, la ergometrina y las prostaglandinas. Todas inducen contracciones uterinas con un grado variable de dolor, según la fuerza de las contracciones inducidas.

INDUCCIÓN DEL ABORTO. El gemeprost, administrado por vía vaginal en forma de comprimidos vaginales, es la prostaglandina preferida para la inducción médica del aborto terapéutico tardío. El gemeprost madura y ablanda el cuello uterino antes del aborto quirúrgico, sobre todo entre las primigrávidas. La prostaglandina misoprostol se administra por vía oral o vaginal para inducir el aborto terapéutico [indicación no autorizada]; el uso intravaginal fomenta la maduración del cuello uterino antes del aborto quirúrgico [indicación no autorizada]. Hoy apenas se utiliza la dinoprostona por vía extraamniótica.

El pretratamiento con mifepristona (sección 7.1.2) puede facilitar el aborto terapéutico, pues sensibiliza el útero frente a la administración posterior de una prostaglandina y, en consecuencia, el aborto ocurre antes y con una dosis más baja de la prostaglandina.

INDUCCIÓN Y AUMENTO DEL PARTO. La dinoprostona se suministra en comprimidos vaginales, y geles vaginales para la inducción del parto. La solución intravenosa se utiliza poco; se asocia con más efectos adversos.

Directriz NICE (inducción del parto). NICE ha recomendado (junio de 2001) lo siguiente:

• Es preferible la dinoprostona a la oxitocina para inducir el parto de las mujeres con membranas intactas, al margen de la paridad o del estado favorable del cuello uterino.

• La dinoprostona y la oxitocina muestran la misma eficacia para inducir el parto entre las mujeres con rotura de las membranas, al margen de la paridad o del estado favorable del cuello uterino.

• No debe iniciarse la oxitocina en las primeras 6 h siguientes a la administración de prostaglandinas por vía vaginal.

• Cuando se utilice oxitocina para inducir el parto, la dosis recomendada en perfusión intravenosa1 debe ser, al inicio, de 0,001-0,002 UI/min y se aumentará en intervalos de, al menos, 30 min, hasta que ocurran, como máximo, 3-4 contracciones cada 10 min (suele bastar con 0,012 UI/min); la velocidad máxima recomendada es de 0,032 UI/min (la velocidad máxima autorizada es de 0,02 UI/min).

1. La oxitocina debe emplearse en las diluciones habituales de 10 UI/500 ml (la perfusión de 3 ml/h proporciona 0,001 UI/min) o, si se necesitan dosis mayores, 30 UI/500 ml (la perfusión de 1 ml/h proporciona 0,001 UI/min).

La oxitocina (Syntocinon) se administra en perfusión intravenosa lenta con una bomba de perfusión para inducir o aumentar el parto, casi siempre combinada con la amniotomía. La actividad uterina debe controlarse con cuidado, evitando la hiperestimulación. Las dosis elevadas de oxitocina pueden ocasionar una retención excesiva de líquidos.

El misoprostol se administra por vía oral o vaginal para inducir el parto [indicación no autorizada].

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE LA HEMORRAGIA. La hemorragia por un aborto incompleto se puede controlar con ergometrina y oxitocina (Syntometrine) por vía intramuscular; la posología se ajusta según el estado y las pérdidas sanguíneas de la paciente. Esta medida suele aplicarse antes de la evacuación quirúrgica del útero, sobre todo cuando se retrasa la cirugía. La combinación de oxitocina y ergometrina resulta más eficaz en las primeras fases del embarazo que cualquiera de estos preparados por separado.

Para el control sistemático de la tercera fase del parto se administran 500 µg de ergometrina más 5 UI de oxitocina (1 ml de Syntometrine) en inyección intramuscular en cuanto se expulse el hombro en situación anterior o, como muy tarde, inmediatamente después de la expulsión del bebé. Si no está indicada la ergometrina (p. ej., por preeclampsia) se puede administrar oxitocina en inyección intramuscular [indicación no autorizada].

En el caso de un sangrado uterino excesivo, se eliminarán todos los productos placentarios que queden dentro del útero. Los fármacos oxitócicos se utilizan, a su vez, de la siguiente manera cuando la hemorragia obedece a una atonía uterina:

El carboprost tiene un papel importante en las hemorragias graves posparto que no responden a la ergometrina ni a la oxitocina.

Subsecciones

« Anterior | Siguiente»