Micosis orofaríngeas

Las micosis de la boca normalmente son debidas a especies de Candida. Los distintos tipos de candidiasis orofaríngea se tratan de la siguiente manera:

MUGUET. La candidiasis pseudomembranosa aguda (muguet) es, clásicamente, una infección aguda aunque puede persistir durante meses entre los pacientes que reciben corticosteroides inhalados, citotóxicos o antibióticos de amplio espectro. El muguet también se asocia con enfermedades generales graves, acompañadas de una menor inmunidad, como la leucemia, otras neoplasias malignas y la infección por el VIH. Hay que corregir la causa predisponente. Cuando se asocia con corticosteroides en inhalación, el enjuague oral con agua (o la limpieza dental en los niños), inmediatamente después de utilizar el inhalador, puede evitar el problema. En ocasiones, se precisa tratamiento con nistatina, amfotericina o miconazol. El fluconazol (sección 5.2) es eficaz en las infecciones que no responden al tratamiento o cuando no se pueda utilizar un antifúngico por vía tópica o el paciente presente sequedad de boca.

CANDIDIASIS ERITEMATOSA (atrófica) AGUDA. Es un trastorno relativamente raro asociado al uso de corticosteroides y antibióticos de amplio espectro y con la enfermedad por VIH. Suele tratarse con fluconazol (sección 5.2).

ESTOMATITIS por PRÓTESIS DENTALES. Los pacientes con estomatitis por prótesis dentales (candidiasis atrófica crónica) deben limpiar minuciosamente la dentadura postiza y no utilizarla, si es posible, durante el período de tratamiento. Para evitar recurrencias, las prótesis no deben utilizarse, en principio, por la noche. Si estas medidas fracasan pese al cumplimiento terapéutico, pueden ser necesarias nuevas prótesis dentales.

El gel oral de miconazol se puede aplicar para ajustar la superficie de la dentadura antes de su inserción (sólo durante breves períodos). Como alternativa, las pastillas de nistatina o de amfotericina se disuelven lentamente en la boca, aunque poseen menos eficacia frente a la estomatitis. La estomatitis de la prótesis dental no siempre se asocia a candidiasis y, a veces, la causa reside en otros factores, como la irritación mecánica o química, la infección bacteriana o, más raramente, la alergia al material del que se compone la prótesis.

CANDIDIASIS HIPERPLÁSICA CRÓNICA. La candidiasis hiperplásica crónica (leucoplasia candidiásica) comporta un mayor riesgo de neoplasia maligna; la biopsia es imprescindible, este tipo de candidiasis puede asociarse a distintos grados de displasia con el cáncer oral presente en un alto porcentaje de casos. La candidiasis hiperplásica crónica se trata con un antifúngico de uso sistémico, el fluconazol (sección 5.2) para eliminar el depósito de Candida. Los pacientes deben evitar el consumo de tabaco.

QUEILITIS ANGULAR. La queilitis angular (estomatitis angular) se caracteriza por dolor, eritema y fisuras en las comisuras orales. Suele asociarse con estomatitis por prótesis dentales pero puede expresar una deficiencia nutricional o bien relacionarse con una granulomatosis orofacial o una infección por VIH. Tanto los hongos (especies de Candida) como las bacterias pueden verse involucrados (Staphylococcus aureus y estreptococos betahemolíticos) como factores infecciosos. La disminución de la altura facial, relacionada con el envejecimiento y la pérdida de dientes con maceración de los pliegues oclusivos profundos que aparece después, predispone a estas infecciones. Mientras se identifica y trata la causa subyacente, suele resultar útil el uso de crema o pomada de miconazol e hidrocortisona, pomada de nistatina (v. Queilitis angular) o pomada de fusidato sódico

PACIENTES INMUNODEPRIMIDOS. Véase en la sección 5.2 información sobre la prevención de las infecciones micóticas en los pacientes inmunodeprimidos.

FÁRMACOS EMPLEADOS EN LA CANDIDIASIS orOFARÍNGEA. La amfotericina y la nistatina no se absorben en el tubo digestivo y se aplican por vía tópica (como pastillas o suspensión) para tratar las micosis locales orales. Se dispone de nistatina en pomada para las lesiones periorales (v. sección 13.10.2). El miconazol se utiliza en aplicación tópica (como gel oral) pero se absorbe hasta el punto de que deben considerarse las posibles interacciones. El miconazol puede ser más eficaz que la amfotericina o la nistatina frente a ciertos tipos de candidiasis, sobre todo la candidiasis hiperplásica crónica y la candidiasis mucocutánea crónica (muguet crónico). El miconazol también posee cierta actividad frente a las bacterias gramnegativas, incluidos los estreptococos y estafilococos. El fluconazol y el itraconazol (sección 5.2) se absorben cuando se administran por vía oral; se utilizan frente a la candidiasis orofaríngea que no responde al tratamiento tópico.

Si la infección por Candida no responde al tratamiento con antifúngicos durante 1 o 2 sem, se remitirá el paciente para estudio a fin de descartar una posible enfermedad de base. Las infecciones persistentes también pueden ser debidas a reinfección desde el tracto urogenital o gastrointestinal. Se puede erradicar la infección de estos lugares mediante un tratamiento anticandidiásico adecuado; la pareja del paciente también puede requerir tratamiento para evitar la reinfección.

Para la función de los colutorios antisépticos en la prevención de la candidiasis oral en pacientes inmunodeprimidos y el tratamiento de la estomatitis de las prótesis dentales, véase la sección 12.3.4.

Subsecciones

« Anterior | Siguiente»