1.6.4 Laxantes osmóticos

Los laxantes osmóticos aumentan la cantidad de agua en el intestino grueso, ya sea atrayendo el líquido orgánico hacia el intestino o reteniendo el líquido con el que se administraron.

La lactulosa es un disacárido semisintético que no se absorbe en el intestino. Produce diarrea osmótica con un pH fecal bajo y evita la proliferación de microorganismos productores de amoníaco. Por consiguiente, es útil para el tratamiento de la encefalopatía hepática.

Los polietilenglicoles son polímeros inertes de etilenglicol que retienen líquido en el intestino; la administración de líquido con polietilenglicoles puede reducir el efecto deshidratador que se observa en ocasiones con los laxantes osmóticos.

Habitualmente, se hace un uso abusivo de los purgantes salinos como el hidróxido de magnesio pero están indicados en algunos casos; se mantendrá una ingestión adecuada de líquidos. Las sales de magnesio son útiles cuando se necesita una deposición rápida. Conviene evitar las sales de sodio ya que pueden aumentar la retención hidrosalina de los pacientes susceptibles. Los enemas de fosfato son útiles para la limpieza del intestino antes de realizar procedimientos radiológicos, endoscopia y cirugía.

Subsecciones

« Anterior | Siguiente»