Inhibidores de la fosfodiesterasa 5

El sildenafilo, el tadalafilo y el vardenafil son inhibidores de la fosfodiesterasa 5 autorizados para tratar la disfunción eréctil; no se recomienda su uso junto con otros tratamientos de la disfunción eréctil. Hay que evaluar adecuadamente al paciente antes de prescribir el sildenafilo, el tadalafilo o el vardenafil. Como estos fármacos se administran por vía oral, cabe la posibilidad de interacciones farmacológicas.

PRECAUCIONES. El sildenafilo, el tadalafilo y el vardenafil deben administrarse con precaución en casos de enfermedad cardiovascular, deformidad anatómica del pene (p. ej., angulación, fibrosis cavernosa, enfermedad de Peyronie) o cuando exista una predisposición a la erección prolongada (p. ej., la anemia falciforme, mieloma múltiple o leucemia).
CONTRAINDICACIONES. El sildenafilo, el tadalafilo y el vardenafil están contraindicados para los pacientes que reciban nitratos, para aquellos en los que la vasodilatación y la actividad sexual esté desaconsejada o para aquellos con antecedentes de neuropatía óptica isquémica anterior no arterítica. Si no hay otra información, los laboratorios contraindican estos preparados en la hipotensión, ictus reciente, angina de pecho inestable o infarto de miocardio.
EFECTOS ADVERSOS. Los efectos adversos del sildenafilo, tadalafilo y vardenafil comprenden dispepsia, vómitos, cefalea, rubefacción, mareos, mialgia, alteraciones visuales (se ha notificado neuropatía óptica isquémica anterior no arterítica), aumento de la presión intraocular y congestión nasal. Se han descrito reacciones de hipersensibilidad (incluida la erupción), priapismo y enrojecimiento ocular doloroso.

Subsecciones

« Anterior | Siguiente»