RIVASTIGMINA

Indicaciones:

demencia leve o moderada de la enfermedad de Alzheimer o en la enfermedad de Parkinson.

Precauciones:

úlceras gástricas o duodenales (o riesgo de úlceras); controlar el peso corporal; enfermedad del nódulo sinusal, anomalías de la conducción; antecedentes de asma o de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, antecedentes de convulsiones; obstrucción del tracto de salida vesical, insuficiencia hepática (evitar si es grave; apéndice 2); insuficiencia renal; embarazo (apéndice 4); interacciones: apéndice 1 (Parasimpaticomiméticos).

nota. Si el tratamiento se interrumpe durante más de unos días, reanudarlo con la dosis inicial y aumentarla gradualmente (v. Posología, más adelante).

Contraindicaciones:

lactancia (apéndice 5).

Efectos adversos:

náuseas, vómitos, diarrea, dispepsia, anorexia, dolor abdominal; mareos, cefalea, somnolencia, temblor, astenia, malestar general, agitación, confusión, sudoración; pérdida de peso; con menos frecuencia, síncope, depresión insomnio; rara vez, úlcera gástrica o duodenal, angina de pecho, convulsiones; muy raramente, hemorragia digestiva, pancreatitis, arritmias cardíacas, bradicardia, hipertensión, alucinaciones, síntomas extrapiramidales (incluido el empeoramiento de la enfermedad de Pakinson) y erupción.

nota. Los efectos adversos digestivos son más frecuentes en el sexo femenino.

Posología:

empezar con 1,5 mg 2 veces al día y aumentar en escalones de 1,5 mg 2 veces al día cada 2 sem, como mínimo, en función de la respuesta y de la tolerabilidad; intervalo habitual de 3-6 mg 2 veces al día; 6 mg 2 veces al día como máx.

Subsecciones

« Anterior | Siguiente»