5.1.1.4 Penicilinas antipseudomónicas

La carboxipenicilina, ticarcilina, está indicada sobre todo en las infecciones graves causadas por Pseudomonas aeruginosa, aunque también muestra actividad frente a otros bacilos gramnegativos, entre ellos especies de Proteus y Bacteroides fragilis.

La ticarcilina sólo se comercializa hoy en combinación con el ácido clavulánico (sección 5.1.1.3; no comercializada en España); la combinación (Timentin) posee actividad frente a las bacterias productoras de β-lactamasas resistentes a la ticarcilina.

Tazocel contiene la ureidopenicilina piperacilina más el inhibidor de la β-lactamasa tazobactam. La piperacilina es más activo que la ticarcilina frente a Ps. aeruginosa. El espectro de actividad de Tazocel es comparable al de los carbapenems, imipenem y meropenem (sección 5.1.2).

Para las septicemias por Pseudomonas (sobre todo para la neutropenia o endocarditis), estas penicilinas antipseudomónicas deben administrarse con un aminoglucósido (p. ej., gentamicina o netilmicina, sección 5.1.4), puesto que poseen efecto sinérgico. Las penicilinas y los aminoglucósidos no deben mezclarse, en una misma jeringa o perfusión.

Dado el contenido de sodio de muchos de estos antibióticos, las dosis altas pueden ocasionar hipernatremia.

Subsecciones

« Anterior | Siguiente»