METOTREXATO

Indicaciones:

artritis reumatoide activa, moderada o grave; artritis crónica juvenil en las formas poliartríticas, activas y graves; enfermedad de Crohn [indicación no autorizada]; neoplasias (sección 8.1.3); psoriasis (sección 13.5.3).

Precauciones:

sección 8.1; véase Recomendación del CSM del Reino Unido, más adelante (hemograma, toxicidad hepática y pulmonar); extremar la prudencia ante trastornos hematológicos (evitar si son graves); insuficiencia renal (evitar si es moderada o grave: apéndice 3); ulceración péptica, colitis ulcerosa, diarrea y estomatitis ulcerosa (suspender si aparece estomatitis: puede ser el primer signo de toxicidad gastrointestinal); riesgo de acumulación en el derrame pleural o ascitis: drenar antes del tratamiento; porfiria (sección 9.8.2); interacciones: véanse más adelante y apéndice 1 (Metotrexato).

Recomendación del CSM del Reino Unido. En vista de las notificaciones sobre discrasias sanguíneas (incluidas algunas muertes) y cirrosis hepáticas con dosis bajas de metotrexato, el CSM del Reino Unido recomienda:

• Determinar el hemograma completo y las funciones renal y hepática antes del iniciar el tratamiento y cada semana hasta que se estabilice el tratamiento; luego se vigilará a los pacientes cada 2-3 meses.

• Los pacientes deberán notificar todos los síntomas y signos compatibles con infección, en particular la faringitis.

La toxicidad aguda requiere, a veces, tratamiento con ácido folínico (en forma de folinato cálcico, sección 8.1).

HEMOGRAMA. La supresión hematopoyética sucede a veces de manera brusca; los factores que aumentan la toxicidad son la edad avanzada, la insuficiencia renal y la administración concomitante de otros antifolatos. Todo descenso brusco del recuento leucocitario o plaquetario exige la retirada inmediata del metotrexato y la introducción de tratamiento de soporte.

HEPATOTOXICIDAD. Se ha descrito cirrosis hepática. No debe iniciarse el tratamiento, o bien se suspenderá en casos de anomalías de las pruebas de función hepática o de la biopsia hepática, o cuando las alteraciones aparezcan durante el tratamiento. Las anomalías pueden normalizarse a las 2 sem; seguidamente, puede reiniciarse el tratamiento si se considera oportuno.

TOXICIDAD PULMONAR. La toxicidad pulmonar representa, a veces, un problema importante en la artritis reumatoide (el paciente debe solicitar la asistencia médica en caso de disnea, tos o fiebre); vigilar los síntomas en cada visita: suspender si se sospecha neumonitis.

ÁCIDO ACETILSALICÍLICO Y OTROS AINE. Si el ácido acetilsalicílico y otros AINE se administran simultáneamente, se controlará atentamente la dosis de metotrexato. Se aconsejará a los pacientes que eviten la automedicación con ácido acetilsalicílico o ibuprofeno adquiridos sin receta.

Contraindicaciones:

véanse precauciones anteriores, insuficiencia hepática (apéndice 2), embarazo (si se administra a una mujer o a un varón, evítese la concepción durante al menos 3 meses después de finalizar el tratamiento: apéndice 4), lactancia (citotóxicos, apéndice 5), infecciones activas y síndromes de inmunodeficiencia.

Efectos adversos:

sección 8.1; además, anorexia, molestias abdominales, ulceración y hemorragia intestinales, diarrea, megacolon tóxico, hepatotoxicidad

(v. Precauciones, antes); equimosis; edema pulmonar, dolor pleurítico, fibrosis pulmonar, neumonitis intersticial (v. Toxicidad pulmonar, antes); reacciones anafilácticas, urticaria; mareos, somnolencia, malestar general, cefalea, cambios del estado de ánimo, sensaciones craneales anómalas; precipitación de diabetes, osteoporosis; alteraciones menstruales, vaginitis, impotencia, pérdida de la libido; hematuria, disuria, insuficiencia renal; artralgias, mialgias, vasculitis, visión borrosa; exantema, prurito, síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica, fotosensibilidad, alteraciones de la pigmentación cutánea, telangiectasia.

Posología:

artritis reumatoide activa, moderada o grave, por vía oral: 7,5 mg 1 vez por sem (en una sola dosis o en 3 dosis de 2,5 mg administradas con intervalos de 12 h), ajustando el tratamiento según la respuesta; dosis máx de 20 mg/sem.
Enfermedad de Crohn resistente al tratamiento [indicación no autorizada]: en inyección intramuscular: inducción de la remisión, 25 mg una vez a la semana; mantenimiento: 15 mg una vez a la semana.
En España, además: artritis crónica juvenil poliarticular y resistente al tratamiento con AINE: NIÑOS y ADOLESCENTES de 2 a 16 años: vía intramuscular: inicialmente, 10 mg/m2 de superficie corporal una vez por semana.

Nota importante. Se han recibido notificaciones de varios casos de errores de medicación relacionados con la administración oral de metotrexato en los que la dosis semanal prescrita se había interpretado como dosis diaria. Es importante insistir en que las dosis de metotrexato oral en el tratamiento de la artritis reumatoide y la psoriasis son semanales, y hay que prestar especial atención para asegurarse de que se prescribe, se dispensa y se administra la dosis correcta (v. nota informativa de la Agencia en www.agemed.es/alertas ).

Importante. Obsérvese que la dosis anterior es semanal.
Para evitar errores con las dosis bajas de metotrexato, se recomienda:

• Aconsejar adecuadamente al paciente sobre la dosis y frecuencia, y la razón por la que se administra metotrexato y otros fármacos prescritos (p. ej., ácido fólico).

• Prescribir y dispensar sólo una concentración de comprimido de metotrexato (normalmente 2,5 mg).

• Que la prescripción y la etiqueta muestren claramente la dosis y la frecuencia de administración de metotrexato.

• Advertir al paciente que informe de inmediato del principio de cualquier signo de trastorno hemático (p. ej. faringitis, hematomas y úlceras bucales), toxicidad hepática (p. ej. náuseas, vómitos, molestias abdominales y orina oscura), y efectos respiratorios (p. ej. disnea).

Subsecciones

« Anterior | Siguiente»