Inmunoglobulina anti-D (Rh0)

La inmunoglobulina anti-D (Rh0) previene la formación de anticuerpos por una madre Rh negativa contra las células Rh positivas del feto que pueden pasar a la circulación materna. El objetivo es proteger a los futuros hijos del peligro de la enfermedad hemolítica del neonato.

La inmunoglobulina anti-D debe administrarse después de cada episodio de sensibilización (p. ej., aborto y nacimiento); se inyectará en las primeras 72 h del episodio pero sigue confiriendo protección y debe administrarse aun cuando haya transcurrido más tiempo. La dosis de la inmunoglobulina anti-D se determina según el grado de exposición a la sangre Rh positiva.

Para la profilaxis prenatal sistemática (v. también la Recomendación del NICE siguiente) se administrarán dos dosis de, al menos, 500 U de inmunoglobulina anti-D, la primera a las 28 semanas de gestación y la segunda a las 34.

Posología: en inyección intramuscular: profilaxis posparto: 200-300 µg (1.000-1.500 UI) inmediatamente tras el parto y no después de 72 h.

Guía NICE (profilaxis prenatal sistemática con inmunoglobulina anti-D para mujeres Rh negativas). NICE ha recomendado (mayo de 2002) que se facilite profilaxis prenatal sistemática con inmunoglobulina anti-D a toda mujer embarazada Rh negativa no sensibilizada.

El uso de la profilaxis prenatal sistemática con inmunoglobulina anti-D no debiera verse afectado por la profilaxis previa de un episodio sensibilizador en las primeras etapas del mismo embarazo. De forma similar, la profilaxis con inmunoglobulina anti-D después del parto no debiera verse afectada por la profilaxis sistemática prenatal anterior con la inmunoglobulina anti-D ni por la profilaxis prenatal con la inmunoglobulina anti-D de un episodio sensibilizante.

Nota. La vacuna triple vírica se puede administrar en el puerperio junto con la inmunoglobulina anti-D (Rh0), siempre y cuando se utilicen jeringas diferentes y los productos no se apliquen sobre la misma extremidad. Si se transfunde sangre, puede inhibirse la respuesta de anticuerpos a la vacuna: hay que medir los anticuerpos contra la rubéola a las 8 sem y volver a vacunar, si es necesario.

Subsecciones

« Anterior | Siguiente»