Posología pediátrica

En la GPT, las dosis pediátricas se hacen constar en la medida de lo posible en la entrada de cada fármaco, excepto cuando no esté recomendado el uso pediátrico, cuando no se disponga de información, o cuando existan peligros especiales.

Las dosis se calculan por lo general según el peso corporal (en kilogramos) o según los siguientes intervalos de edad:

primer mes (neonato)

hasta 1 año (lactante)

de 1 a 12 años (niños)

adolescentes (de 12 a 18 años)

Si no se especifica la edad, el término «niño» en la GPT se aplica a las personas de hasta 12 años.

CÁLCULO DE LA DOSIS. Las dosis pediátricas se pueden calcular a partir de las dosis para adultos tomando la edad, el peso corporal, la superficie corporal, o una combinación de estos factores. Los métodos más fiables son los que se basan en la superficie corporal.

El peso corporal se puede usar para calcular las dosis expresadas en mg/kg. Los niños pequeños pueden necesitar una dosis más alta por kilogramo que los adultos debido a su mayor metabolismo. Hay que tener en cuenta también otros problemas. Por ejemplo, el cálculo según el peso corporal de los niños obesos puede dar lugar a la administración de dosis muy superiores a las necesarias; en estos casos, la dosis se calcula a partir del peso ideal, de acuerdo con la altura y la edad.

La superficie corporal permite un cálculo más preciso de las dosis pediátricas que el peso corporal, ya que muchos fenómenos fisiológicos guardan una mayor correlación con la superficie corporal. La superficie corporal media de una persona de 70 kg es de 1,8 m2 aproximadamente. Según esto, para calcular una dosis infantil se puede usar la siguiente fórmula:

Dosis aproximada = (superficie corporal (m2) * dosis del adulto) / 1,8

Se pueden calcular valores más precisos de la superficie corporal a partir de la altura y el peso mediante un nomograma (p. ej., J. Insley, A Paediatric Vade-Mecum, 13th Edition, London, Arnold, 1996).

Cuando no conste la dosis infantil, los prescriptores acudirán a un centro de información de medicamentos o consultarán una edición actual de un texto especializado sobre uso de medicamentos en pediatría.

INTERVALO POSOLÓGICO. Los antibacterianos se administran generalmente en intervalos regulares a lo largo del día. Se permite cierta flexibilidad con los niños para evitar despertarlos durante la noche. Por ejemplo, la dosis nocturna se puede administrar cuando los padres se vayan a la cama.

Cuando se usen fármacos nuevos o potencialmente tóxicos, se respetarán escrupulosamente las dosis recomendadas por los laboratorios.

« Anterior | Siguiente»